Pornografía infantil

EL PROBLEMA DE LA PORNOGRAFÍA INFANTIL ES COMPLEJO Y CONTINUAMENTE CAMBIANTE. EL ACCESO FÁCIL A INTERNET HA DADO UNA NUEVA DIMENSIÓN Y HA PROVOCADO UN AUMENTO EN LA PORNOGRAFÍA INFANTIL DIFÍCIL DE CONTROLAR.

No es un asunto, a pesar de que sea nuevo. En los años 70 hubo un gran boom de producción en países como Holanda, Dinamarca y Suecia, en los que tenían legislaciones liberales y se podía comercializar legalmente con este tipo de material pornográfico. No fue hasta 1978 que comenzaron a aparecer las primeras leyes específicas, desde entonces se han hecho múltiples reformas del Código Penal para definir penalmente y luchar contra este tipo de delincuencia.

No resulta fácil frenar este problema y una de las razones es que implica una cadena con diferentes implicados: delincuentes profesionales que se benefician económicamente de la producción, pedófilos que encuentran una estimulación, pasando por los distribuidores que de nuevo se benefician económicamente o utilizan las imágenes para ganar estatus social en los comunidades virtuales de pornografía infantil y hasta los consumidores, la mayor parte de ellos de Europa y Norteamérica. Todos estos delincuentes se les debería poder detener. Y a las víctimas poderlas proteger. Víctimas que provienen la mayoría de países con una legislación inexistente sobre este campo, con altos índices de pobreza lo que facilita el acceso a las víctimas que muchas veces son entregadas por los propios padres. Otro tipo de perfil de víctima es la de la producción doméstica, que puede producirse en cualquier país.

Muchas veces ronda la pregunta de ¿cómo se puede llegar aquí? ¿Qué pasa con el ser humano y su naturaleza? Se están desarrollo muchos estudios para definir las características de los consumidores de pornografía infantil. No sólo por tener un perfil psicológico al que recurre sino también para poder desarrollar un programa de tratamiento o intervención eficaz. Pero lo que están encontrando es un amplio abanico de perfiles, no existe un único perfil de usuario de pornografía infantil. Todo lo que tenemos son modelos y resultados de investigaciones, que explican que:

  • Personas que han sufrido sucesos vitales negativos o incluso traumáticos durante la infancia, mayores tasa de abuso físico y sexual.
  • Se inician temprano en la actividad sexual.
  • Déficit en la intimidad y las habilidades sociales. La dificultades para crear relaciones íntimas los promueve el uso de materiales abusivos en Internet como sustituto de relaciones sociales insatisfactorias.
  • Desarrollan pensamientos que hacen que descarten su responsabilidad y reducen la gravedad de los materiales. Distorsionan o suprimen las señales de padecimientos que pueden aparecer en los menores.
  • Desregulación emocional, tienden a afrontar sus emociones, especialmente aquellas que les incomodan o consideran negativas, con el uso de materiales abusivos y la masturbación.

Es un tema espinoso y nada agradable pero muy urgente de poder frenar.

Pin It on Pinterest